Distinguen en México un trabajo de la EEAOC

EEAOC-01/09/201

BENEFICIOS DE LA COSECHA EN VERDE

 
  Eduardo Romero (izq) y Patricia Digonzelli

Un trabajo de la EEAOC sobre  el proceso de descomposición del residuo de la cosecha en verde del cañaveral (RAC) resultó seleccionado entre los 10 mejores durante un congreso en México del que participaron especialistas de Argentina, Brasil, Guatemala, México, Costa Rica, Ecuador, Perú, Cuba, Colombia, El Salvador, Honduras, USA, Nicaragua, Dinamarca, Australia, España, Alemania, Italia, Suecia y Francia

Se trata de uno de los cinco trabajos presentados por técnicos del Subprograma de Agronomía de la Caña de Azúcar en el 10° Congreso de la Asociación de Técnicos Azucareros de Latinoamérica y el Caribe (ATALAC) y la XXXVIII Convención de la  Asociación de Técnicos Azucareros de México, realizado entre el 31 de agosto y el 2 de septiembre pasados en la ciudad de Veracruz del hermano país del norte de América.

Denominado “Evaluación de la descomposición del residuo de la cosecha en verde de la caña de azúcar (RAC) en Tucumán, Argentina”, el trabajo, realizado por un equipo integrado por los ingenieros  Juan Fernández de Ullivarri, María L. Tortora, Mercedes Medina y María F. Leggio Neme y la Mg. Ing. Patricia Digonzelli (a cargo de su exposición), consistió en el análisis de la cantidad de RAC que queda después de la cosecha, su porcentaje de descomposición, las características de este residuo y el aporte al suelo de materia orgánica y nutrientes.  

Se ha demostrado que después de la cosecha en verde del cañaveral en Tucumán, quedan en el campo entre 12 y 17 t de materia seca (RAC)/ha, que entre el 40-60% de ese RAC se descompone en el transcurso del ciclo productivo; que se trata de un residuo de descomposición lenta y que cuando este residuo se mantiene en el campo resulta un aporte importante de materia orgánica que en el mediano y largo plazo puede tener implicancias sobre la disponibilidad de nutrientes y los esquemas de fertilización.

Estudios sobre el RAC en la EEAOC
En el subprograma Agronomía de Caña de Azúcar se trabaja en el manejo del cañaveral sin quema desde hace unos veinte años, pero esta línea de investigación se ha intensificado mucho en los últimos diez. Actualmente se están efectuando ensayos en distintos lugares y estudiando numerosos aspectos vinculados al manejo del cañaveral con cobertura de residuos de cosecha. La dificultad de estos ensayos reside básicamente en que para poder evaluar el ciclo completo del cañaveral, desde la primera hasta la última cosecha, es fundamental contar con lotes donde esté garantizado que no ocurran quemas accidentales. La contribución de la empresa Bulacio Argenti S.A., que ha facilitado sus campos con este objetivo, ha posibilitsdo la ejecución de los ensayos cuyos resultados se mostraron en el trabajo premiado.

Recomendación a los productores
Es importante que el productor entienda, asimile y se acostumbre a la noción  de que el residuo de cosecha no es basura ni un inconveniente. Que a través de su manejo racional y adecuado a la zona en que se ubica su producción cañera, ese residuo constituye un valor útil tanto en beneficio del suelo en el que cultiva como para su retiro, completo o parcial, con destino a la cogeneración de energía eléctrica, alimentación animal u otros usos y beneficios. Es tiempo de entender que la quema del cañaveral y de los residuos de su cosecha, además de ser la primera una práctica prohibida, constituye a la postre un mal negocio.

Zonas de mayor aprovechamiento
En algunas zonas  como el pedemonte  y la llanura Chaco-pampeana, dejar la cobertura de RAC sobre el suelo contribuye a solucionar algunos problemas que disminuyen la productividad del cañaveral: mejora la conservación de la humedad edáfica y por lo tanto disminuye el problema del déficit hídrico primaveral que existe en nuestra provincia. También sirve para evitar la erosión -algo que suele pasar en las áreas de mayor pendiente del pedemonte-, y para mejorar la fertilidad del suelo a través del aporte de materia orgánica y nutrientes.

En otras zonas, como la llanura deprimida, donde dejar la cobertura de residuo de la cosecha en verde puede ser negativo para la producción, ya que podrían agravarse los problemas de exceso de agua, se lo puede incorporar al suelo mediante labores mecánicas o retirarlo del campo usando máquinas enfardadoras y utilizarlo para los otros usos mencionados más arriba.

El reconocimiento logrado con este trabajo en la comunidad de técnicos de Latinoamérica es una clara señal de se trata del mejor camino.