Arándano. Moscas de la fruta

EEAOC- 10/09/2016

Controles sanitarios
GARANTÍAS DE EXPORTABILIDAD

Ya próximos a la cosecha de arándanos de este año y dado que en algunas zonas productoras de esta hortaliza en el país se observara un incremento de las poblaciones de la mosca del Mediterráneo (Ceratitis capitata), la EEAOC consideró conveniente brindar, con acceso libre y gratuito, una capacitación más sobre esta problemática.

....
   

Destinada a productores, encargados de campo y asesores, la jornada teórico-práctica se llevó a cabo durante la primera semana de este mes de septiembre. El programa cumplido incluyó el abordaje de distintos aspectos de la biología de las moscas de la fruta, ejercicios de reconocimiento de las especies tanto en las trampas (adultos) como en la fruta (larvas), la implementación de un sistema de monitoreo a través del uso de diferentes tipos de trampas, uso e instalación de las mismas, el análisis de los datos y registro de los mismos en planillas. También se trató la importancia del muestreo de frutos para determinar el grado de incidencia de la plaga.

Tipos de plagas
En los últimos años, en Tucumán, el cultivo del arándano ha tomado un gran impulso.
Existen especies de insectos que son considerados plagas para la agricultura porque ocasionan limitaciones para el desarrollo económico de las regiones productoras. Producen un daño directo sobre los cultivos en donde se desarrollan o impiden su comercialización debido a las restricciones cuarentenarias vigentes.

Dentro de los dípteros, en nuestro país están presentes dos especies de moscas de los frutos de importancia económica: la mosca del Mediterráneo, Ceratitis capitata y la mosca sudamericana de la fruta Anastrepha fraterculus. De estas dos especies, la mosca del Mediterráneo presenta una mayor cantidad de especies frutales como hospederos que la mosca sudamericana. El arándano es uno de ellos.

Aportes de la EEAOC
La EEAOC viene acompañando el desarrollo del sector arandanero desde hace más de una década. En los laboratorios de Zoología Agrícola se desarrolló en forma exitosa el actual tratamiento con bromuro de metilo, bajando aproximadamente 5°C la temperatura del mismo, con las consiguientes ventajas en cuanto a la calidad de la fruta tratada. Un tratamiento aprobado por la auditoría realizada por el APHIS, el organismo fitosanitario de los Estados Unidos, cuya intervención es determinante para la facilitación del ingreso de nuestro producto al mercado norteamericano.