Piden que se instalen barreras fijas y móviles

Fuente: La Gaceta
Sabado 20 de Agosto de 2016
El presidente de Federcitrus planteó la necesidad de intensificar la prevención.

La Federación Argentina del Citrus (Federcitrus) es una de las entidades nacionales vinculadas con la citricultura que cumple un importante rol. Por eso, LA GACETA Rural entrevistó a su presidente, el productor citrícola tucumano José Carbonell.

- ¿Cómo avanza la campaña contra el HLB? Si faltan cosas por hacer ¿de quién están a cargo: del Gobierno nacional, del Gobierno de Tucumán, o de los productores?

- Afortunadamente, hay que hablar de campaña de prevención contra el HLB, por ser un esfuerzo para evitar que esta enfermedad afecte nuestras producciones. Los citrus del noroeste argentino están, hasta ahora, absolutamente libres de esta enfermedad de efectos letales sobre las plantaciones. Para significar su capacidad de daño cabe citar que sólo en el sur de Brasil y en el estado de Florida, EEUU, se han tenido que erradicar alrededor de 150.000 hectáreas de citrus, fundamentalmente naranjas, con la consiguiente caída de la producción mundial de esta fruta. 

Esta tarea esta encabezada por el Senasa, con financiamiento del Minagro -a veces tardío- y fuerte colaboración provincial, en particular a través de la Estación Experimental Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán y los productores nucleados y financiando a Afinoa (Asociación Fitosanitaria del Noroeste Argentino). 

- ¿Las campañas de prevención existen? ¿Se debería hacer más? ¿Que rol les asigna a las barreras fitosanitarias?

- Existen campañas de prevención a distintos niveles; la principal es la de monitoreo e instalación de trampas para detectar el insecto transmisor del HLB, llamado Diaforina citri, tarea que se lleva a cabo desde hace mas de cinco años con la dirección del Senasa y la colaboración de técnicos aportados por la Eeaoc y Afinoa. Esto permitiría la inmediata detección de la existencia del vector y/o, síntomas en plantas. 

Las barreras fitosanitarias fijas son una realidad sobre la que se deben volcar recursos y esfuerzos, para que sean suficientes para las vías de acceso a las zonas productivas y dotarlas de los elementos materiales y el pleno poder de policía para interceptar fruta no tratada de otras zonas, los vehículos que las transportan y, por sobre todo, para impedir que bajo ningún concepto se introduzca en la provincia y en la región material verde -fundamentalmente plantas- de otras regiones y siempre desconocidos orígenes. Estas barreras deben ser complementadas por ‘móviles’ que circulen por las rutas de la región y de la provincia, para controlar y verificar fruta y plantas transportadas, orígenes, tratamiento, su trazabilidad en definitiva. Confío, además, que estas barreras móviles tendrán la utilidad adicional de contribuir a impedir el robo de fruta.

Las tareas de prevención se completan con la información pública, por todos los medios existentes, de las características de la enfermedad. La necesarias medidas para impedir el transporte de frutas y plantas, de modo que el conocimiento público sea un eficaz colaborador en bloquear el acceso a la plaga y, eventualmente, detectar síntomas, básicamente en plantas domiciliarias y publicas.

- ¿Cómo siguen las tratativas con EEUU para ver si logramos volver a ese mercado?

- En relación al largo proceso para reabrir el mercado norteamericano para el limón fresco, ha concluido el período de consultas establecido por la autoridad fitosanitaria de EEUU, el AFIS, y cabe esperar una pronta decisión estableciendo las normas de procedimiento para iniciar las importaciones, probablemente para el próximo año. Confiando, además, que una vez abierto el mercado para el limón, será un trámite más lograrlo para los citrus dulces.

- De todas maneras, hay que conquistar nuevos mercados.

- Son también de gran importancia, de cara a la futura expansión de la actividad frutícola, la apertura de mercados cercanos como Brasil y Méjico, que si bien no tienen tradición de consumir limón siciliano como el que producimos en Argentina, el desarrollo de la cocina mediterránea ha hecho crecer considerablemente su demanda en tales mercados, con lo que nuestro país, además, está fortaleciendo lazos comerciales. A más distancia se consolidan las gestiones diplomáticas, fitosanitarias y comerciales para poder acceder en un futuro a mercados de enorme potencial como son China e India.