El exceso de lluvias favoreció el desarrollo de enfermedades que deterioraron el grano de soja

Fuente: La Gaceta
Sabado 23de Julio de 2016

Vicente De Lisi dijo que el ‘síndrome de la muerte súbita’, causada por Fusarium spp, fue la enfermedad más importante entre las que afectan raíces y tallo de la planta.

Continuando con la segunda parte del XIX Taller de Variedades de Soja para el NOA, organizado por la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) de Tucumán, y de la que participó una importante cantidad de productores y técnicos, es importante destacar la gran atención que tuvo la disertación sobre la situación sanitaria del cultivo de la soja y deterioro de la calidad sanitaria del grano de soja durante la campaña pasada.

En este sentido, Vicente De Lisi, de la Sección Fitopatología de la EEAOC, dijo que “debido a las condiciones ambientales durante el ciclo del cultivo, las enfermedades estuvieron presentes en toda la región. Durante el abril de 2016, las lluvias configuraron condiciones no aptas para la cosecha de soja, ya que en muchos lotes de producción se observan granos de soja ‘brotados’, es decir germinados y con problemas de sanidad de semillas ocasionando un importante deterioro del grano”, indicó el investigador.

Detalló que, entre las enfermedades que afectan al cultivo de soja, el ‘síndrome de la muerte súbita’, causada por Fusarium spp., que “fue la enfermedad más importante entre las que afectan raíces y tallo de la planta”. “Entre las que afectan al follaje de la planta, las más importantes fueron ‘mancha marrón’, ‘mancha anillada’ y ‘tizón de la hoja’”, señaló.

“La ‘Mancha anillada’, causada por Corynespora cassiicola, fue la enfermedad con mayor prevalencia en la región, alcanzando valores de hasta 30% de área foliar afectada. En las últimas campañas esta enfermedad incrementó la severidad y prevalencia en los lotes de toda la provincia”, señaló.

Agregó que el ‘tizón de la hoja’, causado por Cercospora kikuchii, se presentó con altas severidades en lotes puntuales. “Hacia fin de ciclo se presentaron condiciones ambientales predisponentes para la infección de este patógeno en la semilla, causando la enfermedad ‘mancha púrpura’”, dijo De Lisi.

“Durante esta campaña, la ‘roya asiática de la soja’ se presentó con niveles bajos de severidad (menores al 5%), por lo cual no fue problemática”, destacó el profesional.

“Las condiciones ambientales durante el período de trilla produjeron deterioro sanitario en las semillas. En el laboratorio de la sección Fitopatología, se realizaron análisis de patología de semillas de soja y se pudo detectar la presencia de Corynespora cassiicola,Cercospora kikuchii, Fusarium spp y Phomopsis spp. Estos dos últimos patógenos son muy importantes, ya que producen pudrición del grano y pueden afectar el poder germinativo de la semilla. Se recomienda realizar análisis de patología de semillas (carga patogénica) acompañado de un análisis de calidad (poder germinativo, vigor, etc.) de la semilla que se utilizará en la próxima campaña agrícola”, recalcó.