Preocupa el marcado atraso que tiene la zafra

Fuente: La Gaceta
Sabado 02 de Julio de 2016

Jorge Scandaliaris (EEAOC) reconoce la incidencia que viene teniendo el clima en el desarrollo de la molienda.

El balance que se puede hacer sobre el desarrollo de la presente zafra cuando ya han transcurrido los dos meses iniciales de la temporada de cosecha, es negativo por una serie de causas que se enfrentan y que debemos analizar para entender qué es lo que está pasando en la actual zafra azucarera 2016 en Tucumán, dijo Jorge Scandaliaris, Director Asistente en Investigación y Tecnología agropecuaria de la Estación Experimental Agroindustrial Domingo Colombres (EEAOC).

En efecto, la realidad muestra que, hasta el 28 de junio, se llevan molidas un poco más de un millón de toneladas de caña, lo que representa una cantidad escasa frente a la materia prima disponible para la presente campaña. Se recuerda que, de los análisis realizados por la EEAOC, “existen disponibles unas 16,6 millones de toneladas de materia prima, lo que representa un buen año desde el punto de vista productivo”, que requiere operar al máximo posible la capacidad de molienda de la provincia.

“Es por ello muy preocupante el actual atraso”, ya que “si las cosas no se aceleran la cantidad de caña que puede llegar a quedar en pie, si el clima no acompaña, podría ser bastante”.

Se suma además, la situación económica-financiera que arrastran los productores e industriales como consecuencia del bajo precio de azúcar, por un lado, y las condiciones climáticas por otro, no han posibilitado un inicio de zafra intenso, como hubiera correspondido de acuerdo al volumen productivo de nuestros cañaverales.

Los escenarios

En lo que respecta al primer punto, se puede comentar que si bien el escenario que se percibe en un futuro próximo ha mejorado sustancialmente del que teníamos hace un año atrás, este nuevo escenario se ha construido a partir de las nuevas condiciones macroeconómicas del país (un cambio más apropiado para las exportaciones), asociadas a un significativo incremento de los precios del azúcar en el mercado internacional en los últimos meses, todo lo cual deriva en un buen precio para (el precio) la bolsa de azúcar que se comercialice en los mercados externos. Paralelamente a ello, “el incremento de la producción de alcohol para este año, que dispuso el Gobierno, es otro factor que impactará positivamente en los ingresos de los productores”. Las condiciones señaladas traccionarán seguramente los precios del mercado interno, hacia una situación de valores rentables para el sector productivo.

Sin embargo, “el prolongado período de crisis y la falta de financiamiento no han permitido que este buen panorama se traslade aún a la producción”. Se espera que esta situación pueda cambiar a partir de julio, cuando la zafra avance y los productores puedan ir acomodando su situación.

Las lluvias

El otro aspecto que ha conspirado para un inicio temprano e intenso de la zafra, han sido las lluvias. Hay que recordar que “las precipitaciones en Tucumán fueron generosas durante el ciclo de crecimiento de la caña de azúcar”, que han sido determinantes para generar un buen crecimiento del cañaveral en buena parte de la provincia, aunque “hay que destacar situaciones de anegamientos que han sido sumamente negativas para algunas zonas”. En esta condición de ciclo húmedo, las lluvias ocurridas en los meses de mayo y junio, con valores muy por encima de lo normal, fueron muy limitantes para el desenvolvimiento de los equipos de cosecha y transporte, lo que condujo a un retraso considerable de la zafra.

Sólo se espera que el tiempo avance, que el clima acompañe y que los mercados, tanto interno como externo, continúen con su leve mejoría para que la zafra pase a ser buena y promisoria.