Buscan las soluciones científicas al HLB

Fuente: La Gaceta
Sabado 25 de Junio de 2016

Hernán Salas (EEAOC) plantea la necesidad de intensificar la prevención y trabajar todos en conjunto.

En aquellos sitios productores de cítricos del mundo en los cuales el HLB ya desembarcó, el avance de la enfermedad no tuvo pausa hasta ahora. Los esfuerzos técnicos y económicos realizados por los países involucrados no lograron detener su avance, según se observa en Estado Unidos (Estado de Florida principalmente), México y Cuba entre otros, al observar el aumento de las áreas afectadas como así también el número de plantas muertas y/o eliminadas. 

En nuestra región, basta con comentar la situación en Brasil, con 35 millones de plantas erradicadas y/o muertas por esta enfermedad, que supera tres veces al número de plantas cítricas en Tucumán, a lo que se suma la preocupante situación de la citricultura paraguaya ante la oficializada presencia del HLB. En todos estos casos, las acciones de lucha se implementaron una vez detectada la enfermedad.

Por otro lado, aseveró Hernán Salas, Coordinador del Programa Citrus de la EEAOC, a nivel científico no se avizoran a corto o mediano plazo soluciones para mitigar esta enfermedad, que hasta la fecha sigue siendo incurable. No existen variedades tolerantes ni plantas transgénicas que manifiesten tolerancia a la enfermedad. La termoterapia, anunciada como alternativa, también ya fue desestimada. El manejo de Florida, basado en una intensa nutrición y control del vector, no consigue frenar la firme caída de la producción. La situación de la citricultura de Tucumán, es muy delicada ya que la eventual entrada de esta enfermedad se puede ver agravada por algunos motivos. La sintomatología de la misma en el limonero, puede ser fácilmente confundida con síntomas de deficiencias nutricionales, a diferencia de las otras especies cítricas. Por otro lado, el fuerte perfil industrial de nuestra actividad (se industrializa entre el 70% y 80% de la producción) exige condiciones de inocuidad que bajo la presencia del vector y la enfermedad serían prácticamente imposible de cumplir. Las múltiples aplicaciones de insecticidas para el control del vector dejarían niveles de residuos, principalmente en el aceite esencial, que seguramente afectarían en forma significativa su comercialización.

Prevención 100%

Por las características de la enfermedad, de rápida dispersión, sin métodos de cura hasta la fecha y altamente destructiva, sumado a la amenaza por la situación fitosanitaria en dos de nuestros países vecinos (Brasil y Paraguay), la EEAOC considera sumamente necesario y urgente reforzar las medidas de prevención. Esta será, sin duda alguna, la mejor herramienta para contribuir con la sustentabilidad de la actividad citrícola del NOA, aseguró Salas. Y en este sentido, entre otras medidas, la limitación del movimiento de material vegetal debe ser estrictamente controlada por la autoridad competente. El material de propagación (plantas y yemas) solo se puede realizar a través de centros de saneamiento. En cuanto a la fruta, la misma debe seguir un protocolo de proceso que garantice la eliminación de restos vegetales e insectos en los envases y en la fruta. Con respecto al monitoreo, el mismo debe ser intensivo y continuo en la búsqueda del insecto vector o de síntomas sospechosos. En este sentido, si bien el ente fitosanitario nacional, posee el personal capacitado y realiza monitoreos, los productores deben para la colocación de trampas. Actualmente, la EEAOC coordina un programa junto a algunas empresas del medio en el cual ya se distribuyeron más de 3000 trampas, las que se revisan en forma periódica. Las trampas pueden gestionarse a través de Afinoa. Para mayores informes contactarse a los tel 452-1000 int 150 o 213, o bien por mail azoologia@EEAOC.org.ar. 

La ingeniera Gabriela Fogliata agregó que en aquel caso en que se observen síntomas sospechosos, el material vegetal, puede ser llevado a la Sección Fitopatología para su correspondiente asesoramiento y análisis si fuese necesario.