La naturaleza ayudará a equilibrar el mercado

Fuente: La Gaceta
Sabado 21 de Mayo de 2016

Aparentemente, la naturaleza quiere equilibrar un mercado que el sector todavía no logró hacerlo en los años de historia que ya lleva la actividad azucarera en Tucumán. Hoy se reclama un cambio en la Ley Azucarera vigente y la presencia del Estado Nacional, además del Provincial, para que se hagan cumplir los convenios comerciales pocas veces honrados.

La naturaleza es sabia y siempre sabe lo que hace, es uno de los dichos que se escucha generalmente entre la gente de campo adentro, por lo que nunca se la debe desafiar y hay que respetarla, afirman.

En Tucumán, los efectos del clima están afectando de manera preocupante a diferentes sectores que están muy golpeados financiera y económicamente, y en muchos casos ya son varias campañas que no pueden enderezar su rumbo para afrontar de manera más cómoda el futuro que se viene.

Podemos tomar las tres principales actividades productivas de la provincia para saber un poco qué es lo que viene pasando con el comportamiento climático y cómo afecta de manera directa a cada actividad.

En lo referente a los granos, la trilla estuvo muchos días paralizada y los excesos de humedad complican la calidad de la cosecha. Esta actividad viene golpeada por las sequías anteriores y por la política errada del Gobierno Nacional anterior, con retenciones excesivas y manipuleo de la comercialización que generó desequilibrios en los precios de los productos. 

A esto, acompañó que los precios internacionales se estabilizaron en baja y que los costos productivos se elevaron.

En la citricultura, los efectos de las lluvias registradas durante los 20 días que van del mes de mayo hicieron que se paralizara por completo la cosecha, ante la necesidad de los mercados internacionales de tener fruta fresca y la necesidad, sobre todo de los cosecheros y embaladores, de trabajar en una zafra que tiene su ciclo, que con el temporal se cortó por completo.

En lo que respeta a la principal actividad económica provincial, la azucarera, las lluvias no permiten que arranque una zafra que será muy dura por donde se la mire, a pesar de las necesidades actuales de energía y con precios internacionales del azúcar para nada despreciables.

Aparentemente, la naturaleza quiere equilibrar un mercado al que el sector todavía no logró su ansiado equilibrio en los años de historia que ya lleva en la provincia la actividad. Este equilibrio que se busca, y no se encuentra, vendrá nuevamente acompañado de la mano del Estado provincial, que busca adecuar una Ley Azucarera -pedida por el sector y luego rechazada-, y con la presencia del Estado Nacional que coordina una nueva Mesa Sucroalcoholera.

La historia muestra el comportamiento de los integrantes que conforman la actividad azucarera, que cuando la situación es buena y rentable no quieren controles y plantan caña hasta en el fondo de la casa, y cuando las cosas vienen mal piden la intervención y el control de la actividad y lo peor es que entre ellos nunca se ponen de acuerdo para equilibrar el mercado.

Año tras año, la EEAOC realiza las estimaciones anticipadas de lo que puede llegar a suceder durante la zafra y, en general, los números son bastante concisos.

Desde las zafras 2005 a 2016, en la superficie total cultivada de caña de azúcar en Tucumán se constata una tendencia ascendente hasta la zafra 2013, que llegó a una superficie plantada muy cercana a las 300.000 hectáreas. En la zafra 2014, se registró una disminución con respecto a la zafra precedente, mientras que en 2015 se detectó un leve incremento con respecto a la zafra 2014. Lo real es que, en 2015, la cifra estuvo en 275.000 hectáreas y para este año se estima una cifra similar. 

Si miramos los informes prezafras publicados en diferentes momentos en este Suplemento Rural en abril y lo que va de mayo, tanto de la EEAOC como del INTA Famaillá, seguramente tendremos una producción de azúcar similar a la del año pasado.

El presente

Hoy, la zafra arranca con un sobre stock azucarero importante, que disminuiría con los compromisos existentes de exportación. Este ítem que fue estipulado por el Instituto de Promoción del Azúcar y el Alcohol de Tucumán (Ipaat) fue pocas veces cumplido por las partes. Por lo tanto, el precio interno jamás subió. Lo real es que hoy se pide un cambio en la ley y la presencia del Estado Nacional, además de un estado Provincial fortalecido, para que se cumpla con las normas y convenios pocas veces cumplidos.

Sin duda que la naturaleza aporta lo suyo, ya que con el mal clima reinante en lo que va del mes de mayo afectará la maduración y demorará el comienzo de zafra, por lo que habrá menos días para moler durante el año y, seguramente, las heladas harán de lo suyo si aparecen como se pronostica. Esto hará que se produzca menos azúcar de lo esperado, pero el tiempo cronológico y climático dirán cuál será el resultado final. 

Todavía se está a tiempo de enderezar el timón, actuando correctamente y cumpliendo la normativa vigente para afrontar una zafra dura, pero con un horizonte energético y un mercado internacional que permite pensar en un futuro mejor para la golpeada industria azucarera tucumana y nacional.