Inquietud de productores por la paralización de actividades

Fuente: La Gaceta
Miercoles 18 de Mayo de 2016

Se frenó la campaña citrícola y los ingenios azucareros no pueden arrancar Las precipitaciones afectaron diferentes puntos, en particular, el sur tucumano. “Mucha gente está parada”, dijeron

Las maquinas no pueden ingresar a los campos y los cosecheros no pueden trabajar. Las lluvias registradas en pleno otoño han paralizado la producción en la provincia, tanto en los cañaverales, en las quintas citrícolas y en los cultivos de granos, entre otras actividades locales. A tal punto llegó esta situación que ha generado una preocupación de productores, de empresas y de todo aquel que esté vinculado con el arco productivo tucumano. 

En el ingenio Concepción, la fábrica de mayo producción azucarera de la provincia, se realizó la misa de inicio de zafra. La ceremonia se concretó ayer en plena jornada de lluvia y reflejó el actual escenario cañero provincial. Ninguna planta local -totalizan 15 en Tucumán- lanzó su programa de molienda de caña debido al exceso hídrico registrado en los cañaverales. 

Algunas industrias tenían previsto arrancar en los primeros días de este mes, pero las precipitaciones continuas frenaron esos planes. Por lo menos, según consideraron, deben esperar desde tres hasta cinco días seguidos sin lluvias para poder concretar la cosecha en los campos.

Según el registro pluviométricos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC), las lluvias fueron abundantes hasta alcanzar los 150 milímetros. Esto ocurrió en muchas zonas del sur provincial.

“Todos necesitan sacar la caña, el limón o la soja. En fin, el perjuicio en los campos es en general”, dijo ayer el director de Tecnología Agropecuaria de la EEAOC, Jorge Scandaliaris.

“No se puede hacer nada con estas lluvias. Hemos tenido precipitaciones durante los últimos días, salvo momentos cortos, que saturaron el suelo en varios casos”, añadió.

El técnico aseguró que el panorama es crítico porque es tiempo de cosecha en muchos cultivos. Afirmó que la postergación de ese trabajo implica hasta pérdida de calidad de la materia prima.

“Además, los caminos están con serias dificultades. El agua ha empeorado el estado de las trayectos (secundarios y terciarios. Es otro tema que debe resolverse. Hay que poner los caminos en condiciones para que los vehículos puedan transitar y sacar las producciones”, manifestó Scandaliaris.

Desde hace tiempo...

La desazón y la impotencia tomaron mayores dimensiones debido a que la causa de la paralización de la producción tucumana es un fenómeno natural, sin solución humana.

“Esto es complicado y hay mucha preocupación. Sobre todo, porque mucha gente está parada y no puede cobrar. Necesita trabajar, necesitamos movernos. Son muchos días sin poder trabajar y eso genera angustia”, exteriorizó el presidente de la Asociación Tucumana del Citrus (ATC), Roberto Sánchez Loria.

Las citrícolas habían comenzado su campaña en marzo, tras un período corto de precipitaciones que habían frenado la cosecha de limones en las quintas. Según la perspectiva sectorial, la producción será levemente superior a la del año pasado, de un poco más de 1,3 millón de toneladas. Aunque el último fenómeno climático podría condicionar el plan de producción. 

“La gente cobra si trabaja. El trabajo que teníamos programado se retrasó”, enfatizó Sánchez Loria, quien además advirtió: “creo que hace mucho tiempo no se vivía una situación similar”.

Según pronosticaron especialistas, las lluvias seguirían hasta fin de este mes.