Tucumán tiene un gran potencial hacia adelante

Fuente: La Gaceta
Sabado 14 de Mayo de 2016

Se realizó días pasados un Taller sobre Diferenciación, destinado a referentes del sector agroalimentario.

La Dirección de Alimentos de Tucumán, a través de la Subsecretaria de Asuntos Agrarios y Alimentos (Saaya) organizó, en conjunto con la Secretaría de Agregado de Valor de la Nación, el “Taller de Diferenciación” dirigido a productores, referentes del sector agroalimentario y autoridades.

La inauguración estuvo a cargo del ministro de Desarrollo Productivo, Juan Luis Fernández, quien estuvo acompañado por el secretario de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Néstor Roulet; el director de Agroalimentos de la Subsecretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria, Adrián García; el subsecretario de Desarrollo Productivo, Álvaro Simón Padrós y la Directora de Alimentos del Ministerio de la Producción, Gabriela del Valle Marcello.

“El balance del encuentro es totalmente positivo, ya que tuvimos una muy buena y variada concurrencia de participantes de distintos sectores. Sumaron 172 asistentes, lo que indica el interés por la temática abordada”, dijo la funcionaria a LA GACETA Rural. Participaron productores, cooperativas, elaboradores de alimentos, profesionales del Cerela, de la UNT, autoridades y técnicos del INTA, del INTI, de la Secretaría de Agricultura Familiar, Senasa, Eeaoc, Secretaría Mypime y Empleo, Mercofrut, Dirección de Bromatología, IDEP y de la Universidad SP-T.

Del encuentro surgió que trabajarán en la obtención del Sello de Alimentos Argentinos, para alimentos con potencial en los que se cuenta con protocolos de calidad, en la identificación geográfica de queso y miel, y la inclusión de quesillo en el código. “Afortunadamente, ya tenemos agendadas reuniones con productores, para comenzar a trabajar, a partir de la semana próxima. En agosto comenzamos con un curso de cinco meses de formación de asesores en producción orgánica”, destacó. 

La voz nacional

Por primera vez, el país tiene una política agroindustrial después de tres años de trabajo, para tener un objetivo claro al momento de asumir un nuevo Gobierno, con objetivos claros hacia dónde vamos, debiéndonos convertir de granero del mundo en supermercado del mundo, dijo Néstor Roulet, que estuvo en Tucumán para participar de esta reunión.

“Ese es el desafío que tenemos en el ministerio con las cinco secretarías: abordar todas las problemáticas que se dan en todo el sistema productivo argentino”, dijo. En el caso de nuestra secretaría, “se busca cuáles son las necesidades del mercado en cuanto a qué y cómo quiere consumir, y nosotros fomentar y ayudar que la incorporación de valor sea una realidad para los productores. El mundo quiere un tipo de producto y el consumo interno quiere otro, y desde el ministerio debemos estar atentos a esas necesidades”.

“No queremos más modalismo, sino buscar de manera permanente los cambios que requiere el mercado. En un momento se puso una extrusora de soja y todos hicieron lo mismo y después no supimos qué hacer con la harina y con el aceite de soja”, comentó.

Argentina tiene una ventaja comparativa y competitiva para producir alimentos, y en un mundo globalizado para lograr y mantener un planeta sostenible, cada país debe ofrecer al mundo lo que mejor sabe hacer. Por eso, “Argentina tiene la obligación moral, social y humanitaria de producir más y mejores alimentos y hacia eso vamos, pero con la posibilidad de transformarlos”, señaló Roulet.

Esta provincia produce alimentos desde la isohieta 400 mm hasta la 1.600 mm, con un corredor productivo enorme, por lo que se debe trabajar en diferenciar. La revolución productiva que se viene avanza de la mano de saber usar bien el sol, produciendo biomasa, y Tucumán en eso tiene aptitudes inmejorables. Debemos producir mucha biomasa, pero debemos transformarla en productos más complejos y en bioenergía, dijo.

Tucumán, como otras provincias vecinas, está alejada de los puertos de salida, por lo que debemos transformar los productos dándole valor, que mejore la situación frente al flete. No es lo mismo trasladar 1 tn de trigo grano que trasladarla como harina y/o como fideos. Ya no debemos seguir transportando productos sin valor y solo materia prima, porque los costos de flete cada vez son mayores y la rentabilidad es cada vez menor. Nuestra secretaría está dispuesta a apoyar lo que los tucumanos necesiten para agregar valor a sus productos, pero sobre todo en origen, transformando con innovación y tecnología”, concluyó.