Alerta por los atacos resistentes

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 30 de abril de 2016

Los atacos resistentes a herbicidas ponen en alerta a todo el sector productor, ya que constituyen una potencial amenaza para la producción de granos, por lo que deben ser tenidos muy en cuenta, comentó Ignacio Olea, jefe de la Sección Malezas de la EEAOC.

Para que los productores aprendan a diferenciarlos desde el estado de plántulas hasta adultos en estados reproductivos, dicha sección presentó, en el Día de Campo, una muestra de material vivo de las especiesAmaranthus hibridus (ex quitensis) y A. palmeri. Ambas especies presentan biotipos resistentes a los herbicidas glifosato y también a otros que actúan sobre la enzima ALS.

Es conveniente conocer si se trata de A. hibridus o A. palmeri, pero más importante es saber a qué herbicida es resistente, afirmó Ignacio Olea, quién explicó que, en Tucumán, el A. hibridus adquirió su resistencia a herbicidas ALS hace 20 años y que actualmente resulta difícil encontrar biotipos sin esa característica. 

“Por ello, esta nueva resistencia a glifosato viene a ‘apilarse’ con la anterior”, subrayó el profesional. También informó que el A. palmeri encontrado inicialmente en la provincia solo era resistente a glifosato, pero ya se están reportando biotipos con ambas características negativas juntas.

Preocupación

Olea remarcó que existe el temor de que el “complejo de atacos” pueda constituirse en un gran problema para la agricultura tucumana, teniendo en cuenta la importancia que tuviera localmente el A. hibridus hasta la aparición de las variedades de soja resistentes a glifosato y lo que hoy representa el A. palmeri en los Estados Unidos.

“Las numerosas “camadas” de atacos que ocurren durante la temporada cálida y húmeda, superan la extensión de los períodos de protección de cualquier herbicida residual. 

Por esta razón, su manejo requiere de la integración de prácticas culturales, controles manuales y químicos que se van encadenando a lo largo del ciclo. Los escapes que puedan emerger sobre el cultivo causan pérdidas considerables en el rendimiento y contribuyen a la diseminación de estas especies”, apuntó. 

Contención

Asimismo, Olea destacó el valor de los campos que todavía no tienen este problema y la conveniencia de contenerlo (al ataco) en las etapas tempranas de su evolución. 

“Recomiendo a los productores que adviertan la presencia de esta adversidad, que para una buena elección de los herbicidas en la próxima campaña, deben tratar de identificar el tipo de ataco que se está multiplicando en sus lotes y caracterizar el tipo de resistencia que posee. Para ello, pueden solicitar asistencia técnica en la Sección Malezas de la EEAOC”, detalló el especialista.