Estiman que podría crecer la superficie sembrada con maíz

 

Fuente: La Gaceta
Sabado 16 de enero de 2016


La eliminación de las retenciones favorecerá el cultivo, señaló un experto. Un paliativo insuficiente.

Mario Devani, coordinador del Programa Granos de la EEAOC, hizo referencia a las medidas adoptadas por el nuevo Gobierno para el sector agropecuario, como la eliminación de retenciones para el maíz. Resaltó que, pese a que el anuncio llegó en el último momento de toma de decisiones por parte del productor, todas las semillas de maíz que estaban destinadas al NOA fueron comercializadas. Esto, según el experto, implicará que durante esta campaña la superficie sembrada de maíz sea mayor o, al menos, igual a la del año pasado. Si esto se cumple, no sólo se presentarán los beneficios que aporta la rotación con maíz en el posterior cultivo de la soja; sino que además, con la eliminación de las retenciones, el cultivo podrá ser más rentable teniendo en cuenta las actuales condiciones de producción y comercialización de la soja. De todas maneras, aclaró que, a pesar de la quita de un 5% de las retenciones dispuesta por el Gobierno, el punto de indiferencia para la soja, con los gastos que requiere el cultivo, sigue siendo muy alto para nuestra zona, ya que está alrededor de 2,4 a 2,5 toneladas por hectárea. “El maíz va a crecer en superficie, lo que es muy bueno para la zona, pero las medidas tomadas, en general, no alcanzan. La quita de retenciones en el maíz y la disminución del impuesto en la soja para la zona son un paliativo, pero no son suficientes. El gobierno debe tomar lectura de esto”, opinó el experto. Agregó que las economías regionales deben tener un trato especial, ya que la quita del 5% de retenciones a la soja, algo que para un productor de la zona núcleo seguramente es un buen negocio, para un agricultor del NOA es insuficiente, por lo que se debe buscar otro mecanismo, como la compensación por flete.

El profesional estimó que otro cultivo que seguramente aumentará su siembra será el poroto negro, ya que Brasil tuvo muchos problemas con su cosecha.

Por otro lado, Devani comentó que las semillas que se usaron en la siembra de soja de esta campaña tuvieron inconvenientes, sobre todo las de las variedades de ciclo largo. Ello debido a la alta humedad registrada al momento de la cosecha, durante el otoño pasado, lo que redujo la calidad y obligó a utilizar curasemilla. Además, hubo lotes en los que fue necesario resembrar por el exceso de lluvia.