Técnicos de la EEAOC realizaron aportes para el control de plagas

Fuente: EEAOC para La Gaceta
Sabado 16 de enero de 2016

Recomiendan realizar un permanente monitoreo de insectos en las comunidades de malezas de los lotes.

El complejo de orugas es una amenaza para la soja en las etapas iniciales del cultivo, por lo que se debe extremar el monitoreo como herramienta para un control adecuado, señalaron expertos.

Técnicos de la Sección Zoología Agrícola de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC), realizaron aportes para el manejo de las problemáticas que pueden afectar la implantación del cultivo de soja.

El hecho de haber tenido un invierno lluvioso, sin heladas severas, y la continuidad de las precipitaciones durante la primavera, fueron factores que favorecieron el establecimiento y el desarrollo de numerosas malezas, que actuaron como hospederas de algunas orugas consideradas plagas en la etapa de implantación de la soja.

Entre las plagas favorecidas por los factores mencionados se encuentra la Spodoptera frugiperda, el complejo de orugas bolilleras (Helicoverpa spp.) y Achyra bifidalis. Estas especies, al ser polífagas, tienen la capacidad de desarrollarse sobre numerosas malezas. 

Además, cultivos invernales como el garbanzo y el trigo también permitieron el desarrollo de la Spodoptera frugiperda y el complejo de orugas bolilleras.

Los principales daños ocasionados por las plagas mencionadas dependen del hábito de las mismas. Se pueden mencionar la reducción del stand de plantas, (cuando actúan como cortadoras), la modificación de la estructura de las plantas (cuando afectan el brote apical) o bien retraso en el crecimiento inicial de la planta (si presentan hábito defoliador).

Monitoreo obligado

Para el manejo de estas plagas, se recomienda el monitoreo de los insectos en la comunidad de malezas presentes en el lote, previo a la realización de los barbechos. Esto permitiría detectar tempranamente estas problemáticas y tomar medidas para su control, como la inclusión de un insecticida a la hora de realizar el barbecho, siempre y cuando los niveles de plagas observados sobre las malezas lo justifiquen, y el control de las malezas sea próximo o inmediatamente después de la siembra del cultivo. En lotes ya sembrados, se aconseja comenzar con los monitoreos focalizándose en la revisión del rastrojo (por ser el refugio de las orugas cortadoras) y en la observación de los brotes de las plantas de soja (lugar donde se manifiesta el complejo de orugas bolilleras y Achyra bifidalis). 

El uso de insecticidas durante el barbecho o en etapas iniciales del cultivo debe ser justificado y en base a un monitoreo previo del complejo de plagas; de lo contrario este recurso resulta ineficiente, llegando en algunos casos a crear problemas mayores que los originales. En este aspecto, se recuerda la importancia de una adecuada elección del insecticida, como así también de una correcta aplicación del mismo.

La soja Bt es una tecnología que está orientada al control de las principales especies de lepidópteros plagas del cultivo. Sin embargo, la presencia de algunas plagas no objeto de esta tecnología, como el complejo de picudos y el complejo de Spodoptera, obliga a no abandonar los monitoreos. Estas tareas deben iniciarse desde las etapas tempranas del cultivo para evitar los daños que pueden ocasionar las plagas. 

A pesar de ser una tecnología de reciente liberación, resulta de vital importancia respetar la implementación de los refugios con soja no Bt para preservar en el tiempo a esta valiosa herramienta.

Para mayores consultas, los interesados pueden comunicarse al mail zoologia@EEAOC.org.ar; o bien al teléfono 4521000 (int. 220).