Sugieren extremar los recaudos para controlar la bacteriosis común en la leguminosa

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 09 de enero de 2016

La enfermedad se trasmite por semilla, por lo que la misma debe ser libre del patógeno, explicó un experto

Las enfermedades que atacan al poroto en nuestra provincia son varias, pero sin lugar a dudas la que más impacta en el cultivo y que se encuentra más generalizada en todas las zonas de producción es la bacteriosis común (causada porXhantomonas axonopodis pv. phaseoli). La misma se transmite por semilla, por lo que es muy importante que la misma sea libre de este patógeno o con bajo contenido de inoculo, explicó el experto Oscar Nicéforo Vizgarra.

Las aplicaciones foliares con productos a base de cobre (bacteriostático) detienen la enfermedad y se aplican en forma preventiva (dos aplicaciones). 

La bacteriosis común es favorecida por las altas temperaturas y humedad. Hasta el momento no hay variedades que presenten resistencia a la enfermedad, lo que potencia el riesgo.

Entre las enfermedades de origen fúngico del poroto se destaca la mancha angular (causada por Pseudocercospora griseola), que también se transmite por semilla. Si bien, es una enfermedad que no es tan generalizada como la bacteriosis común, en la última campaña se la pudo detectar en varias zonas de la provincia. Generalmente se presenta con mayor frecuencia en la zona sur de Tucumán y en el sur de las vecinas provincias de Catamarca y Salta. 

Las condiciones predisponentes para la misma son la amplitud térmica, alta humedad ambiental y varias horas de rocío en el follaje. La mancha angular se controla muy bien con fungicidas a base de estrobilurinas y triazoles, y con bencimidazoles. 

El manejo de esta enfermedad con variedades resistentes constituye una buena herramienta; la EEAOC ya tiene liberada una variedad de poroto negro con estas características, la TUC 550.

La mustia hilachosa (causada por Thanathephorus cucumeris) es otra enfermedad fúngica importante, favorecida por altas temperaturas y humedad. Hasta el momento no existen variedades tolerantes y se conocen poco productos que tengan eficacia cierta para su control.