El clima acompaña al agricultor

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 19 de diciembre de 2015

Ledesma reconoció que la importante variedad de paquetes tecnológicos ayuda a tener una buena siembra.

El comienzo y el actual desarrollo de la siembra de soja en la provincia y en la región vienen muy bien, no sólo en las expectativas actuales dadas por los cambios políticos, sino también por que las condiciones climáticas que vienen acompañando al productor, dijo Fernando Ledesma, técnico de la Sección Granos de la EEAOC.

Las expectativas que se perciben en el sector son buenas con el solo hecho del cambio de gobierno, a las que luego se sumaron la baja en las retenciones a la exportación de soja y a la eliminación en las de trigo y maíz. A esto se suma que el clima acompañó, en lo referente a lluvias, por lo que el productor pudo sembrar y realizar los barbechos con presencia de humedad en los perfiles del suelo.

En estos días se observó que hay zonas en las cuales la falta de humedad superficial se nota. Por eso, hay agricultores que pararon la siembra, pero en cuanto llueva sólo un poco, la actividad seguirá en esos lugares, ya que hay humedad un poco más profundo. Por suerte ayer empezó a llover de nuevo.

Es importante destacar que la siembra, en esta primera quincena de diciembre, es óptima para la soja y lo bueno es que los paquetes de variedades existentes permiten que se continúe sembrando en fecha. Si el clima acompaña, seguramente casi toda la siembra de soja se la realizará en tiempo y forma, por lo que las perspectivas de que 2016 se convierta en un buen año siguen en aumento.

Un buen comienzo

Realmente, el arranque de la campaña de soja viene bien en la mayoría de los aspectos, aun en lo que respeta a los “insectos”, ya que se percibe que no hay graves problemas, hasta ahora.

En cuanto “malezas” sí se perciben varios problemas, sobre todo un gran avance de malezas tolerantes y resistentes, que si bien las lluvias favorecen las condiciones de siembra, los barbechos deben anticiparse para evitar mayores problemas.

A raíz de esta proliferación de malezas, la obligación es hacer los barbechos con una combinación de productos, dobles aplicaciones y aumento de dosificación.

Esto obliga a realizar barbechos más tempranos para llegar a siembra con el lote limpio y en condiciones.

Es interesante decir que, a raíz de los malos momentos que se vinieron viviendo en el campo en los aspectos económicos y financieros, “los productores poco o nada hicieron para mantener los lotes limpios”, por lo que los controles de malezas, antes de sembrar, son más complicados.

“Muchos productores sabían qué es lo que debían hacer para controlar las malezas, pero no pudieron, y como no se sabía qué pasaría antes de las elecciones y cuáles serían las perspectivas futuras, descuidaron los campos. Hicieron lo que pudieron con los pocos recursos que tenían”.

En los aspectos varietales, en esta campaña se notará mucho el uso de variedades RRbt, ya que las experiencias anteriores fueron buenas y de manejo sencillo, en lo que respeta al control de las orugas. Se complica con la aparición de los “picudos”. Estimamos que esta tecnología se podría llegar a emplear en un 50%.

Fueron muy claros los beneficios logrados con esta tecnología, por lo que la firma de acuerdos -en su uso- con los dueños de la propiedad intelectual se está haciendo.

En cuanto al uso de curasemillas, se trata de un aspecto algo clave para el éxito de este cultivo en muchos ambientes que tenemos en la región, sobre todo cuando el problema es el picudo.

“Si no tenemos una buena implantación con un buen stand de plantas, empezamos mal”. 

Más aún que al dejar espacios libres es un lugar propicio para la aparición de malezas, por lo que se suma otro problema. Si vemos que esta campaña arranca con la ventaja de haber comenzado con la siembra de soja con semilla de muy buena calidad, por lo que se suma otro aspecto positivo más a la campaña. En campañas pasadas, al no haber calidad de semillas hubo que trabajar mucho con otras densidades y el uso de curasemillas fungicidas más específicos.

Lotes cubiertos

Con todo lo que viene pasando, es seguro que “casi no se vean lotes sin sembrar”. “Sin retenciones en algunos cultivos, bajas en otro, liberación de las trabas comerciales, liberación del mercado cambiario y los aspectos netamente positivos que hacen a la sustentabilidad del sistema productivo de granos en el NOA, es seguro que se terminará de sembrar lo que se pueda son soja y después con maíz o poroto, y que pocos lotes queden sin sembrar”, que seguramente será por otros inconvenientes.

Antes de que todo esto sucediera, el productor sabía cuáles eran las ventajas de una rotación con gramíneas, pero los números que se manejaban hacían imposible sembrar. Al no hacerlo, y sembrar sin rotar, los rendimientos se resintieron y aparecieron los aspectos negativos que atentan contra la sustentabilidad del sistema, como con la aparición de plagas y enfermedades complicadas.

Los parámetros que repercuten en el suelo como la fertilidad, las propiedades químicas y físicas del suelo, se vieron fuertemente afectados, a lo que se sumaban los problemas fitosanitarios de los cultivos. Sin duda que las perspectivas actuales para el campo redundaran en que se vuelvan a sembrar gramíneas estivales, para el bien de la sustentabilidad del sistema y para que los esquemas de rotación aumenten nuevamente.