Los arandaneros buscan nuevos horizontes

Fuente: La Gaceta
Sabado 05 de diciembre de 2015

La campaña arandanera tucumana finalizó y puede ser considerada como buena, a pesar de los inconvenientes que originaron las lluvias durante los meses de octubre y noviembre, que no permitieron cosechar de manera seguida y segura para lograr obtener la mejor fruta.

En general, el sector esperaba que este año fuera superior en producción a lo que se dio en la campaña pasada, ya que los cultivos venían muy bien cargados de fruta, un poco atrasados; pero estas expectativas no fueron así.

Según los informes que semanalmente publica el Comité Argentino de Arándanos, Argentina finalizará su campaña con un aproximado de 14.000 toneladas a todos los destinos (un 16% menos que la campaña 2014 (fueron 16.232 tn).

Esta merma se debe a los eventos climáticos derivados de la presencia de la “corriente del Niño”, que presentó una temporada lluviosa y una primavera muy fría. Esta actividad, luego de muchos años de esfuerzos en la provincia, está afianzada y el trabajo mancomunado, entre el sector privado y el público, fue uno de los pilares para lograrlo, imitando mucho lo que se realizó con la actividad citrícola.

La producción tucumana comenzó a finales del siglo 20 con el esfuerzo de un productor pionero en la actividad, que luego fue el primer presidente de Apratuc. 

En 2004, cuando toma más auge la actividad y aparecen otras empresas en nuestra región como integrantes del medio productivo, es cuando empiezan a reunirse y buscar una forma de organizarse.

Con la necesidad de información técnica y comercial surge la inquietud de un grupo de productores que, unidos por el espíritu de vincularse y luchar por el futuro promisorio, deciden ser partes de este desafío que se materializa en 2005.

Esta asociación trata de cubrir las necesidades de trabajar por el sector, buscando promover la extensión de los conocimientos del cultivo, defendiendo los intereses de los productores, y asistiéndolos ante la carencia de información técnico-comercial, para así incentivar su espíritu exportador.

Los años pasaron y la realidad está al alcance de las manos, donde el esfuerzo privado dio sus frutos aún con los serios inconvenientes que aparecieron durante todos estos años.

Trascendencia

Hoy es un sector que constituye una parte relevante del aparato productivo tucumano, ya que la carga de mano de obra que necesita es muy grande, por lo que su importancia social es muy elevada.

Es importante destacar la suma de esfuerzos de los productores y las grandes inversiones privadas realizadas en su momento, en cuanto a plantaciones, empaques y logística se refiere.

Finalmente, la gran cantidad de fruta que se producía en la provincia hizo que el apoyo estatal apareciera con fuerza y se concrete algo tan ansiado que era exportar directamente desde Tucumán, por lo que se concretaron obras en el aeropuerto tucumano, que ayudaron muchísimo a este pequeño, pero pujante sector exportados de fruta fresca.

Apoyo estatal

Sin duda que las características agroecológicas de ciertas zonas pedemontanas de Tucumán permitieron este desarrollo, pero el apoyo invalorable del Estado en lo referido a investigación a través de la EEAOC y de logística y comercial a través del IDEP, logró afianzar de manera más rápida y eficiente esta actividad.

Como dijimos, el año se termina, hay mercados internacionales que consumen en fresco este preciado fruto de manera fresca, y hay otros que podrían incorporarse en poco tiempo, si es que se logra avanzar en los protocolos que requieren los futuros compradores.

Estados Unidos, principal productor y consumidor mundial de arándanos y principal comprador de la fruta tucumana, junto a Canadá, países del Reino Unido, países de Europa continental y otros destinos menos importantes, conocen la calidad de fruta que producimos en Tucumán.

Una gran visita   

Todo esto debe ser el ejemplo para lograr nuevos mercados y en esto se trabaja, ya que con el objetivo de avanzar en la apertura del mercado chino de arándano, Tucumán recibió a la delegación de la Administración General de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de la República Popular China.

Esta visita recorrió campos y establecimientos arandaneros tucumanos y salteños, además de recorrer las instalaciones de la EEAOC acompañados por funcionarios y técnicos del Senasa y de la provincia.

El objetivo del sector es claro: crecer y encontrar nuevos mercados consumidores, y para ello, Estado y sector Privado deben ir juntos para que los objetivos sean alcanzados de manera rápida y eficiente.