Investagaciones Ambientales

Laboratorio de Investigaciones Ambientales (LIA)

El Laboratorio de Investigaciones Ambientales forma parte del Proyecto Independiente Estudios Ambientales en la Agroindustria Tucumana, perteneciente a la sección Ingeniería y Proyectos Agroindustriales. Fue inaugurado en el año 2008, con la misión de acompañar a las principales industrias de la región en el manejo de sus desechos orgánicos, sólidos y líquidos, tendiendo a la mejora del desempeño ambiental general.

En el laboratorio se reciben muestras industriales de diferentes desechos orgánicos para ser analizados desde una perspectiva ambiental para diseñar un tratamiento o para hacer el seguimiento de alguno ya iniciado. Entre las tecnologías de tratamiento más empleadas están la biodigestión anaeróbica y el compostaje.

Las prestaciones del laboratorio incluyen desde determinaciones simples, como pH, conductividad, sólidos por gravimetría (en sus distintas distribuciones), DQO y DBO, hasta determinaciones específicas de procesos de digestión anaeróbicos, como actividad metanogénica específica (AME) en lodos anaeróbicos y biodegradabilidad anaeróbica en sustratos orgánicos.

Anexo al laboratorio se dispone de una sala de reactores de escala piloto y de escala laboratorio para realizar ensayos de biodigestión anaerobia donde se combinan diferentes sustratos orgánicos con distintos tipos de lodos anaeróbicos, empleando las configuraciones de reactores apropiadas para cada caso.

Este equipamiento permite estudiar los procesos de obtención de biogás energéticamente aprovechable y establecer los balances asociados.

Además, en los terrenos de la EEAOC se pueden llevar a cabo experiencias de compostaje usando diferentes desechos orgánicos como ingredientes de las pilas a compostar.

 

Evaluaciones de potencial de metanización

El aprovechamiento de los recursos energéticos renovables tanto para la generación de electricidad como para usos térmicos, tiene numerosos beneficios que incluyen, en primer lugar, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y otros gases nocivos que están asociados al uso de combustibles fósiles.

Además, a partir de la sanción de la Ley Nº 27.191, por la que se estableció el “Régimen de Fomento Nacional para el Uso de Fuentes Renovables de Energía Destinada a la Producción de Energía Eléctrica”, se ha iniciado un proceso que apunta a lograr una contribución de las fuentes renovables de energía hasta alcanzar el 20% del consumo de energía eléctrica nacional, al 31 de diciembre de 2025.

En este marco, la infraestructura disponible en el laboratorio permite realizar estudios en batch del potencial de metanización de biomasas provenientes de distintos orígenes, mientras que en la sala de reactores es posible evaluar el comportamiento de éstas en condiciones dinámicas, a escala piloto.

Paralelamente, y considerando que para los procesos de biodigestión anaerobia es preciso evaluar la capacidad para generar metano de los lodos anaeróbicos, el laboratorio brinda la posibilidad de analizar su actividad metanogénica específica (AME). Con este dato se cuenta con un criterio para seleccionar lodos y, además, permite establecer las velocidades de carga orgánica teórica para alimentar los reactores anaeróbicos.

 

Proyecto de biodigestión de cultivos energéticos

En el marco de los ensayos del Laboratorio de Investigaciones Ambientales, se proyecta estudiar la digestión anaeróbica de sorgo ensilado empleando reactores de configuración adecuada, para establecer su potencial de generación de metano y los balances vinculados al proceso.

El sorgo azucarado, dulce o sacarino (Sorghum bicolor (L.) Moench) es un cultivo multifuncional de alto potencial. Presenta una elevada productividad (entre 20 t a 50 t de materia seca/ha) en ciclos cortos de producción, que van de tres a cuatro meses. Además, se suma su elevado potencial para proporcionar productos bioenergéticos.

Es un cultivo universal, ya que puede producirse en todos los continentes, tanto en regiones tropicales y subtropicales como templadas, en tierras de mediana y baja aptitud agrícola, siendo especialmente apto para regiones con escasa pluviometría. El sorgo dulce se caracteriza por poseer tallos con jugos ricos en azúcares, similares a los de la caña de azúcar, que pueden utilizarse para la producción de biogás, bioetanol y además, suministrar bagazo y residuos de cosecha como subproductos fibrosos, útiles para su empleo directo como biocombustible sólido especialmente para la cogeneración de electricidad. El sorgo fibroso, por otro lado, está caracterizado por la cantidad y calidad de la fibra de sus tallos, que por su particular longitud presenta gran interés para su aprovechamiento bioenergético.